Patrimonio oculto

El patrimonio oculto del gesodestino está a tus pies. Eurural

El geodestino pone en marcha una nueva ruta para descubrir el patrimonio oculto del territorio, en la que se podrá recorrer distintos puntos del patrimonio oculto de los 14 municipios. Disfruta de las sensaciones de este patrimonio oculto, vive y siente el patrimonio oculto. Recorre localidad a localidad descubriendo dos rutas de patrimonio oculto. El patrimonio oculto de Fornelos de Montes, el patrimonio oculto de Pazos de Borbén, el patrimonio oculto de Soutomaior, el patrimonio oculto de Redondela, el patrimonio oculto de Mos y O Porriño, el patrimonio oculto de Gondomar, Nigrán, Baiona y Oia o el patrimonio oculto del Baixo Miño.

Te invitamos a recorrer con nosotros un conjunto de itinerarios en el que encontrarás desde referencias a monumentos singulares a otras propuestas culturales en las que el patrimonio inmaterial gana relevancia. Disfruta de sensaciones y experiencias con una oferta turística en la que ver y tocar nuestra historia es tan importante como sentir el paisaje natural de Galicia y disfrutar de la hospitalidad de sus gentes.
¡Descubre nuestro patrimonio oculto!

Pincha en la imagen para descargar el folleto completo

Molinos de Freaza

El río Barragán, en Fornelos de Montes, se adentra en un pequeño valle al pasar junto a la localidad de Freaza. Descubre este tramo en el que se suceden una serie de molinos de agua reconstruidos y que hoy forman parte también de la conocida senda del Barragán, que discurre por los bosques de este río y que nos conduce por lugares espectaculares llenos de historia y naturaleza.

Puente Anceu y pasarela de Couñago

Sobre el río Parada te encontrarás con el puente Anceu, una construcción secular que une las localidades de A Lama y Fornelos de Montes. Formaba una ruta de portadores que llevaban sus mercancías desde O Ribeiro hasta Pontevedra. Fue un camino de gran importancia para el desarrollo de la comarca, ya que en él se situaban cantinas, herrerías y otras actividades. Antes de llegar al puente Anceu, los portadores debían pasar sobre el río Couñago, por lo que en el siglo XVIII se construyó una hermosa pasarela para poder cruzarlo.

Ruta de la Emigración

Inicia esta ruta en las casas indianas de la parroquia de Xunqueiras y continúa por la iglesia, con su espectacular cementerio, uno de los más conocidos por la calidad de sus trabajos en piedra. En 1919, 1922 y 1931 se edifican varios panteones de capilla central con enterramientos laterales superpuestos. La presencia de estes edificios fue, en buena medida, consecuencia del retorno de emigrantes de fortuna que, poco a poco, empezaron a ocupar el atrio de la iglesia. Tras la visita al cementerio, continúa hasta las casas de la parroquia de Moscoso y terminar en el monumento al emigrante en ese mismo lugar.

Petos de ánimas de Pazos de Borbén

Déjate sorprender por los petos de ánimas que se encuentran en un margen de la encrucijada formada por la carretera que une Amoedo y Moscoso, pequeño santuarios situados en los caminos y representaciones materiales del culto a los muertos y la devoción por las almas. Alrededor de este cruce de caminos se formó una de las aldeas de la parroquia, en la que además se construyó el Ayuntamiento. La gran proliferación de petos de ánimas durante los siglos XVIII y XIX permite pensar que muchas personas mostraron una acentuada veneración por las ánimas. Una devoción que sigue viva entre la gente de Pazos de Borbén, que suelen llevarles como ofrenda patatas y maíz con formas raras.

Fábrica Laforet

Acércate hasta la fábrica de Carburos Laforet de Soutomaior, fundada en 1900 por el ilustre ingeniero y empresario, pionero del sector hidroeléctrico gallego, Ramón Laforet Cividanes. Allí contemplarás una de las primeras productoras de carburo de calcio de España y un magnífico ejemplo de arquitectura industrial en ladrillo. El edificio, que alberga en la actualidad el Multiusos de Arcade, forma parte de la Red Europea de Patrimonio Industrial. Es uno de los contados edificios de la provincia integrado en este proyecto, a través del que se pone en valor su interés cultural.

Puente de Comboa

Pasea por el entorno de los ríos Verdugo y Oitavés y descubre, además de unos parajes naturales extraordinarios, el puente medieval de Comboa. Lo forman tres arcos, de los cuales dos son de medio punto y otro, el de más luz, ligeramente apuntado, característica propia del medievo, del siglo XIV o XV. Restaurada hace poco, este monumento es uno de los grandes desconocidos del patrimonio arquitectónicos de las Rías Baixas.

Cementerio de Os Eidos

Descubre esta construcción que se remonta a los anos 30 del siglo XIX. Alberga tallas y panteones de gran valor artístico que, en su mayoría, desprenden un marcado eclecticismo. Destacan sepulcros como el del alcalde Ramón Pardo Ferro o el mausoleo del procurador Francisco Crespo Rivas. El cementerio de Os Eidos posee además un gran valor históruico, ya que contiene una fosa común con los restos de 42 republicanos represaliados durante la Guerra Civil. La Guerra de Independencia Española también dejó su huella en este camposanto, en el que se encuentra la tumba de John O’Dogherty, uno de los héroes de la batalla de Ponte Sampaio.

Cargaderos de Rande y Coto Wagner

Los cargaderos de Rande y Coto Wagner constituyen una significativa referencia a la arquitectura portuaria del pasado siglo XX y a su uso en relación con la minería, el comercio y la exportación de minerales de Galicia y de Castilla y León. El cargadero de Rande se construyó entre 1924 y 1926, promovido por Minerales de Hierro de Galicia, S.A., y su cierre definitivo fue en 1959. Mientras, la construcción del cargadero de Coto Wagner se llevó a cabo entre 1960 y 1964 por la Sociedad Minero-Metalúrgica de Ponferrada, S.A. Estuvo operativo desde 1965 hasta 1974, cuando la crisis mundial de inicios de los 70 llevó a la paralización de su actividad.

El románico de Mos

Este estilo consiguió un extraordinario desarrollo en toda Galicia a partir del segundo cuarto del siglo XII, es decir, tras la finalización de la catedral de Santiago de Compostela. Recorre las numerosas muestras de este estilo artístico en Mos, entre las que destacan las encontradas en las iglesias de San Salvador en Louredo, que fue reformada en varias ocasiones en el siglo XVIII; la de Santa María de Guizán, en la que destaca su portada, así como una cornisa sostenida por perros; y la de Santiago de Sanguiñeda, construída en el año 1685.

Cruceros y petos de ánimas de Mos

Si te gustan, en Mos te encontrarás alrededor de un centenar de cruces, cruceiros, petos de ánimas y limosneros. Algunos están relacionados entre sí como estaciones de antiguos viacrucis, un tipo de construcciones religiosas de las que no se conserva ninguna completa en esta localidad.

Visita el crucero de A Torreira, en Louredo, uno de los más antiguos de la comarca y del sur de Galicia. Está datado en 1612, aunque su estructura fue modificada a lo largo de los años. Podrás encontrar otra joya recién restaurada en la salida del Camino Portugués a Santiago de Compostela. Situado en la Rúa dos Cabaleiros se encuentra un crucero policromado del siglo XVIII que por un lado presenta la imagen de la Virgen y por el otro la de Jesucristo. En cuanto a los petos de ánimas, destaca el del cementerio de Petelos, un peto de tipo abierto sin cenicero, embutido en la pared del cementerio parroquial.

Antonio Palacios y el granito de O Porriño

La industria del granito constituye en la actualidad una de las actividades económicas más relevantes de O Porriño. Sin embargo, estas canteras era, a principios del siglo pasado, explotaciones pequeñas de poca relevancia.

El arquitecto porriñés Antonio Palacios fue un gran precursor del uso del granito. Lo emplearía en la construcción de gran parte de su obra, entre la que dejó algunos ejemplos en su ciudad natal: la Fonte do Cristo, inaugurada en 1905 e inspirada en las tradicionales fuentes barrocas gallegas, en la que destaca su tendencia vertical estructurada en dos cuerpos; la Capela do Cristo, un templo de pequeñas dimensiones, con una única nave de planta de cruz latina, inaugurada en septiembre de 1899; o la Botica Nova, proyectada hacia el año 1909, con una fachada reticulada en la que una moldura divide las plantas baja y primera.

Los hórreos de O Porriño

Los hórreos desempeñaron un papel fundamental en los pazos y en las casas nobles de O Porriño debido a la gran concentración de molinos. La introducción del maíz en Galicia a inicios del siglo XVII ocasionó importantes variaciones en nuestra agricultura y fue necesario adaptar el hórreo a la nueva función de almacenar y curar el maíz.

Granito y patrimonio etnográfico confluyen también en el mirador de A Risca, una zona del monte Gulpilleira con una gran variedad e árboles y rocas y con unas hermosas vistas. Muy cerca del mirador se encuentra el crucero de A Risca y un hórreo de ocho pies, de estructura rectangular, hacho con granito del país, ejemplo de esta extraordinaria arquitectura doméstica en la capital del pan por excelencia.

Calvario de A Carballeira

No pierdas la oportunidad de conocer el Calvario da Carballeira, original de 1668, declarado BIC y el segundo calvario más antiguo de Galicia. El conjunto, formado por tres piezas, se encuentra a pie de carretera, en el margen izquierdo del camino de A Nosa Señora do Norte. Las dos cruces posteriores, de ornamentación sencilla, conservan inscripciones muy erosionadas. La principal, de mayor tamaño, presenta una rica decoración con la simbología de la pasión y la imagen de Cristo crucificado esculpido en estilo rústico. El capitel es cilíndrico, con tres anillos superpuestos, y su cruz es cuadrangular con los extremos potenciados.

Camino de A Nosa Señora do Norte

A tu paso por Gondomar te encontrarás con paisajes con muchos contrastes, con zonas forestales y agrícolas, valles, áreas fluviales a su paso por los ríos Miñor y Zamáns, aldeas y viejos caminos, entre otras cosas.

Te dan la bienvenida los montes de Couso y la capilla de los Remedios. El camino continúa bajando y llega a Gondomar rodeando la muralla del Pazo do Conde para entrar en la parroquia de San Vicente de Mañufe por el lugar de A Pousada. Atraviesa el hermoso e histórico puente de Mañufe y muy cerca se observa el conjunto de crucero y peto de ánimas de O Acordo, a los pies de una carretera que deberás cruzar para continuar el camino.

Comienza a subir hacia la parroquia de Vilaza pasando por el hermoso Calvario de A Carballeira o bien cogiendo la alternativa por el Pazo de Pampillón. Ya en Vincios destaca la proximidad del río Zamáns y los viejos caminos históricos, que recorren los lugares de A Torre y el puente del río Gaiteiro.

Pazos de Nigrán

Son muchos los pazos y casas señoriales que te encontrarás concentrados en Nigrán y que te mostrarán esa nobleza que llenó con sus construcciones buena parte de Galicia. Además del Pazo de Brito o Abacial, el Pazo de Pías o de Arias y el Pazo de Lamelas, destacan otros muchos, como:

– El Pazo de Cadaval, también conocido como el Pazo de Urzáiz, fue construido entre los siglos XIV y XVIII en la parroquia de San Fiz. Pese a sufrir diversas reformas a lo largo de su historia sigue conservando su identidad original.

– El Pazo de Cea, declarado monumento histórico-artístico y Bien de Interés Cultural. Se trata de una casa típica gallega construida en el siglo XVI.

– El Pazo da Touza, que comenzó su historia en el siglo XVI y fue reformado en varias ocasiones en el siglo XVIII.

El románico en Nigrán

Visitando Nigrán te encontrarás dos de las joyas románicas del sur de Galicia. En la iglesia de Santiago de Paradas podrás ver la única muestra de arte románica religiosa que se conserva en la localidad y una de las pocas de todo el Val Miñor. De una sola nave, terminada en un ábside semicircular y con un brazo lateral, presenta remodelaciones posteriores, tanto en la fachada como en el interior.

También podrás pasear por el puente de A Ramallosa, una construcción románica sobre el río Miñor que une las parroquias de San Pedro da Ramallosa (Nigrán) y Santa Cristina (Baiona). Construida durante el siglo XIII, es muy probable que sustituyese a otro puente de origen romano, ya que se encuentra en el trazado de la vía romana XX (per locca maritima) del Itinerario de Antonino.

Crucero de la Santísima Trinidad

En la parte alta de Baiona podrás encontrar el barrio de la Santísima Trinidad. Es en este lugar donde en el siglo XV se instaló un hermoso crucero gótico con las figuras de Cristo y la Virgen y unas figuras policromadas a los pies de la Dolorosa, la Magdalena y el Apóstol Santiago. Tiempo después fue cubierto con un baldaquino renacentista. Te sorprenderá su pequeño altar compuesto por una losa de granito junto al crucero, que servía para realizar las misas a los navegantes que fondeaban y que se resguardaban en la bahía de Baiona. Por este lugar circulaba la calzada que se conoció como Carretera Real y que recorría desde A Ramallosa hasta  A Guarda.

Estación de arte rupestre Outeiro dos Lameiros

En Baiona podrás viajar al pasado visitando la estación de arte rupestre situada a 180 metros de altitud, en uno de los bancales naturales de la sierra de A Groba. Presenta más de 20 rocas con grabados de una antigüedad próxima a los 4.000 añoñs. Sobre todo el conjunto destaca una pared vertical de 15 metros de largo y cinco metros de altura. Este lienzo excepcional reúne hasta 78 figuras, la de mayor representación de cuadrúpedos de nuestro arte rupestre. También en Outeiro dos Lameiros y alrededores se acumula la mayor concentración de reticulados de Galicia.

Barrio de O Arrabal

En este barrio nacido junto al monasterio de Oia te encontrarás espectaculares ejemplos de arquitectura tradicional, como un crucero del siglo XVIII, los edificios de antiguas cárceles, el lugar de A Picota y la capilla de San Sebastián, entre otros puntos de interés. Además, en la ensenada en frente a la playa del monasterio destacan los restos de A Camboa, una especia de pesquera utilizada en el pasado para la captura de pescado.

Peto y puente de Loureza

El río Tamuxe, también llamado Carballas, divide la sierra de O Argallo y los montes de Oia. Este valle era paso obligado para las personas llegadas del este que iban hacia el monasterio de Santa María de Oia. Es por eso que varios caminos cruzaban estas sierras en dirección a Baiona y a la costa de Oia, donde se sitúa el monasterio. Para vadear el río existían varios puentes de los que hoy ya non queda nada. A pesar de esto, aún se mantienen en pie muchas pasarelas o puentes estrechos y otros elementos religiosos que siguen los pasos de esos antiguos y hermosos caminos primitivos.

Castillo de Santa Cruz

Si vas a A Guarda tienes que visitar su fortaleza, conocida popularmente como castillo, construida alrededor de 1664 como parte de los sistemas defensivos que se levantaron en el tramo final del río Miño durante la Guerra de Independencia Portuguesa en el siglo XVII. La encontrarás en el centro urbano de la villa y cuenta con dos puertas de acceso peatonal. Como está más elevada que su entorno, permite contemplar el centro urbano, el puerto y la costa atlántica. En 1665 los portugueses tomaron la fortaleza y la ciudad y construyeron la atalaya del puerto. Hoy en día se puede visitar una réplica que alberga el Museo do Mar.

Ruta de las Cetáreas

En este rincón de nuestro geodestino descubrirás las cetáreas, viveros de piedra construidos en el siglo XIX en la zona intermareal con las que se mantenía vivo el marisco antes de su comercialización, algo que facilitó el renombre gastronómico de A Guarda.

Con la Ruta de las Cetáreas podrás recorrer la costa a lo largo de 4,6 kilómetros, empezando al sur del puerto con la primera de ellas y continuando hacia el norte. Después de la playa de Area Grande, el sendero recorre la costa más agreste y se pueden contemplar los muros de piedra en seco de los terrenos agrícolas hasta llegar a la cetárea más monumental, conocida como Cetárea Redonda.

Área recreativa Ponte do Tamuxe

Disfruta de este parque, con abundante arboleda y que ocupa el espacio de lo que en su día fue el aserradero Nandín, Vicente y Compañía, fundado en 1914 y disuelto en 1932. En el entorno aún podrás ver restos de los muros de la factoría y una alta chimenea circular hecha en ladrillo de barro cocido que perteneció a las calderas que movían las sierras encargadas del corte de la madera.

A pocos metros de este lugar te encontrarás el histórico puente del Tamuxe, uno de los símbolos de O Rosal. De posible origen romano, se tiene constancia documental de esta infraestructura desde el siglo XV. La construcción actual es de 1845.

Cruceros y petos de ánimas de O Rosal

En O Rosal también podrás encontrar más de 50 cruceros o almiñas o petos de ánimas fruto del trabajo de generaciones de canteros que aportaron su esfuerzo y saber en la construcción de estas estructuras, pensadas para proteger los caminos, pedir indulgencias y recordar algún hecho relevante.

Dentro de las construcciones populares, son esos petos de ánimas los que nos rebelan la importancia del purgatorio. La finalidad de estos elementos populares es que los vivos puedan ofrecer limosnas para la salvación de las almas en pena que no encuentran descanso en el purgatorio y así alcanzar la felicidad en el cielo.

No te puedes perder la ruta que comienza en O Calvario y te llevará por el crucero de Santo Antón, el crucero del cementerio, el crucero de A Cancela de Furnos, el crucero Gordo, el crucero de Arríbez, las Almiñas do Calán, la Cruz de Martín, el crucero de O Souto, la Cruz do Picón…

Arquitectura indiana

En Tomiño descubrirás grandes ejemplos de la arquitectura indiana, construcciones realizadas mayoritariamente entre el último tercio del siglo XIX y el primero del XX que abarcan diferentes tipologías y funciones y comprenden edificios públicos y privados, como escuelas, salones, casas consistoriales, lavaderos, viviendas particulares o palcos de música, entre otros. Todos ellos fueron financiados por emigrantes que regresaban de América, la mayoría con ahorros, unos pocos con fortunas.

Una de sus grandes obras fue la construcción de numerosas escuelas, como la Unión del Porvenir, rehabilitada en el año 2013. Fue promovida en 1918 por una sociedad de emigrantes de Tomiño en Nueva York con el objetivo de impulsar la formación de los escolares con propuestas progresistas y liberales y realizar actividades lúdicas y recreativas para las familias de los asociados.

El románico de Tomiño

Imprescindible también conocer las muestras del románico en Tomiño. Arranca tu recorrido en la iglesia parroquial de Santa María, procedente del monasterio de Benedictinas, que antiguamente estaba situado aquí y alrededor del que gira la mayor parte de la historia de este municipio.

Dejando atrás Vilachán, con su capilla privada de Sanomedio, la antigua casa de los Pérez Bouzada y la anterior sede del ayuntamiento, llegarás a Barrantes. Aquí la iglesia de San Vicente constituye otra joya románica, también recuerdo de un antiguo monasterio benedictino.

Te encontrarás además en esta parroquia dos importantes casas blasonadas con acusadas modificaciones: la Cerca y la de la Inquisición o de los Franco. También hubo aquí varias capillas, entre las que cabe destacar la de San Mauro (1650), en la que se celebra una popular romería el día 15 de enero.

Llegando al final del valle del Tebra te encontrarás Santa María de Tebra, iglesia románica del siglo XII que, al igual que la anterior, perteneció ya en época moderna a la Encomienda de Beade de la Orden de Malta.

Ruta Judía

La comuna judía medieval tudense tuvo una gran importancia en la ciudad y dejó una amplia herencia cultural que hace de Tui el principal núcleo judío y judeoconverso de Galicia. El ejemplo más importante que te encontrarás se muestra en la catedral, en cuyo claustro gótico se conserva un candelabro de siete brazos, testigo de la cooperación de la comunidad judía de la ciudad con el poder político y económico, el cabildo y el obispo, para construir en el siglo XIII una de las joyas arquitectónicas de Tui como es su claustro.

Los judíos contaron con todos los elementos propios de su comunidad religiosa: sinagoga, junto a la muralla medieval y los antiguos palacios episcopales, y cementerio, junto al arrabal histórico de la ciudad conocido como Ruimuíños. También podrás encontrar la casa de Salomón o la de Moisés o Aarón, situadas en las Rúa das Monxas, que datan del siglo XV, además de la Torre do Xudeu (Casa Negra).

Sumérgete en esta ruta visitando la colección de “sambenitos” de la catedral de Tui conservados en el Museo Diocesano,  un bien patrimonial único en el mundo. Así como la figura del médico y filósofo Francisco Sánchez (Tui, 1550 – Toulouse, 1623), autor de la principal obra filosófica del humanisno: Quod nihil scitur.

Camino de Santiago

La historia de Tui también está muy ligada al Camino de Santiago. La avenida de Portugal, el barrio de A Barca o el Arrabal de Freanxo constituyen los primeros puntos que atravesarás si vienes como peregrino tras pasar el viejo puente. Te adentrarás a continuación en el conjunto histórico por O Piñeiro, la call Sanz, hasta llegar a la plaza de San Fernando, donde la catedral de Santa María te sorprenderá con su crisol de estilos del románico al gótico.

La plaza del Concello y el callejón de las Monjas, al pie del convento de las Clarisas, trazan el camino que te llevará hacia el túnel de las Monjas para seguir serpenteando por las estrechas calles tudenses hasta llegar a la calle Coengo Valiño, en el barrio de Santo Domingo. La iglesia conventual del mismo nombre se levanta al pie del Camiño, del mismo modo que más adelante lo hace la de San Bartomoleu. A su lado, el peregrinaje te llevará hasta un trayecto dominado por la naturaleza que desemboca cerca del puente románico de Veiga do Louro. El camino transcurre entre árboles y cruza después hasta la iglesia de la Virxe do Camiño, en la parroquia de Rebordáns, y Ribadelouro para llegar hasta el puente de As Febres.

Molinos de Freaza

El río Barragán, en Fornelos de Montes, se adentra en un pequeño valle al pasar junto a la localidad de Freaza. Descubre este tramo en el que se suceden una serie de molinos de agua reconstruidos y que hoy forman parte también de la conocida senda del Barragán, que discurre por los bosques de este río y que nos conduce por lugares espectaculares llenos de historia y naturaleza.

Puente Anceu y pasarela de Couñago

Sobre el río Parada te encontrarás con el puente Anceu, una construcción secular que une las localidades de A Lama y Fornelos de Montes. Formaba una ruta de portadores que llevaban sus mercancías desde O Ribeiro hasta Pontevedra. Fue un camino de gran importancia para el desarrollo de la comarca, ya que en él se situaban cantinas, herrerías y otras actividades. Antes de llegar al puente Anceu, los portadores debían pasar sobre el río Couñago, por lo que en el siglo XVIII se construyó una hermosa pasarela para poder cruzarlo.

Ruta de la Emigración

Inicia esta ruta en las casas indianas de la parroquia de Xunqueiras y continúa por la iglesia, con su espectacular cementerio, uno de los más conocidos por la calidad de sus trabajos en piedra. En 1919, 1922 y 1931 se edifican varios panteones de capilla central con enterramientos laterales superpuestos. La presencia de estes edificios fue, en buena medida, consecuencia del retorno de emigrantes de fortuna que, poco a poco, empezaron a ocupar el atrio de la iglesia. Tras la visita al cementerio, continúa hasta las casas de la parroquia de Moscoso y terminar en el monumento al emigrante en ese mismo lugar.

Petos de ánimas de Pazos de Borbén

Déjate sorprender por los petos de ánimas que se encuentran en un margen de la encrucijada formada por la carretera que une Amoedo y Moscoso, pequeño santuarios situados en los caminos y representaciones materiales del culto a los muertos y la devoción por las almas. Alrededor de este cruce de caminos se formó una de las aldeas de la parroquia, en la que además se construyó el Ayuntamiento. La gran proliferación de petos de ánimas durante los siglos XVIII y XIX permite pensar que muchas personas mostraron una acentuada veneración por las ánimas. Una devoción que sigue viva entre la gente de Pazos de Borbén, que suelen llevarles como ofrenda patatas y maíz con formas raras.

Fábrica Laforet

Acércate hasta la fábrica de Carburos Laforet de Soutomaior, fundada en 1900 por el ilustre ingeniero y empresario, pionero del sector hidroeléctrico gallego, Ramón Laforet Cividanes. Allí contemplarás una de las primeras productoras de carburo de calcio de España y un magnífico ejemplo de arquitectura industrial en ladrillo. El edificio, que alberga en la actualidad el Multiusos de Arcade, forma parte de la Red Europea de Patrimonio Industrial. Es uno de los contados edificios de la provincia integrado en este proyecto, a través del que se pone en valor su interés cultural.

Puente de Comboa

Pasea por el entorno de los ríos Verdugo y Oitavés y descubre, además de unos parajes naturales extraordinarios, el puente medieval de Comboa. Lo forman tres arcos, de los cuales dos son de medio punto y otro, el de más luz, ligeramente apuntado, característica propia del medievo, del siglo XIV o XV. Restaurada hace poco, este monumento es uno de los grandes desconocidos del patrimonio arquitectónicos de las Rías Baixas.

Cementerio de Os Eidos

Descubre esta construcción que se remonta a los anos 30 del siglo XIX. Alberga tallas y panteones de gran valor artístico que, en su mayoría, desprenden un marcado eclecticismo. Destacan sepulcros como el del alcalde Ramón Pardo Ferro o el mausoleo del procurador Francisco Crespo Rivas. El cementerio de Os Eidos posee además un gran valor históruico, ya que contiene una fosa común con los restos de 42 republicanos represaliados durante la Guerra Civil. La Guerra de Independencia Española también dejó su huella en este camposanto, en el que se encuentra la tumba de John O’Dogherty, uno de los héroes de la batalla de Ponte Sampaio.

Cargaderos de Rande y Coto Wagner

Los cargaderos de Rande y Coto Wagner constituyen una significativa referencia a la arquitectura portuaria del pasado siglo XX y a su uso en relación con la minería, el comercio y la exportación de minerales de Galicia y de Castilla y León. El cargadero de Rande se construyó entre 1924 y 1926, promovido por Minerales de Hierro de Galicia, S.A., y su cierre definitivo fue en 1959. Mientras, la construcción del cargadero de Coto Wagner se llevó a cabo entre 1960 y 1964 por la Sociedad Minero-Metalúrgica de Ponferrada, S.A. Estuvo operativo desde 1965 hasta 1974, cuando la crisis mundial de inicios de los 70 llevó a la paralización de su actividad.

El románico de Mos

Este estilo consiguió un extraordinario desarrollo en toda Galicia a partir del segundo cuarto del siglo XII, es decir, tras la finalización de la catedral de Santiago de Compostela. Recorre las numerosas muestras de este estilo artístico en Mos, entre las que destacan las encontradas en las iglesias de San Salvador en Louredo, que fue reformada en varias ocasiones en el siglo XVIII; la de Santa María de Guizán, en la que destaca su portada, así como una cornisa sostenida por perros; y la de Santiago de Sanguiñeda, construída en el año 1685.

Cruceros y petos de ánimas de Mos

Si te gustan, en Mos te encontrarás alrededor de un centenar de cruces, cruceiros, petos de ánimas y limosneros. Algunos están relacionados entre sí como estaciones de antiguos viacrucis, un tipo de construcciones religiosas de las que no se conserva ninguna completa en esta localidad. Visita el crucero de A Torreira, en Louredo, uno de los más antiguos de la comarca y del sur de Galicia. Está datado en 1612, aunque su estructura fue modificada a lo largo de los años. Podrás encontrar otra joya recién restaurada en la salida del Camino Portugués a Santiago de Compostela. Situado en la Rúa dos Cabaleiros se encuentra un crucero policromado del siglo XVIII que por un lado presenta la imagen de la Virgen y por el otro la de Jesucristo. En cuanto a los petos de ánimas, destaca el del cementerio de Petelos, un peto de tipo abierto sin cenicero, embutido en la pared del cementerio parroquial.

Antonio Palacios y el granito de O Porriño

La industria del granito constituye en la actualidad una de las actividades económicas más relevantes de O Porriño. Sin embargo, estas canteras era, a principios del siglo pasado, explotaciones pequeñas de poca relevancia. El arquitecto porriñés Antonio Palacios fue un gran precursor del uso del granito. Lo emplearía en la construcción de gran parte de su obra, entre la que dejó algunos ejemplos en su ciudad natal: la Fonte do Cristo, inaugurada en 1905 e inspirada en las tradicionales fuentes barrocas gallegas, en la que destaca su tendencia vertical estructurada en dos cuerpos; la Capela do Cristo, un templo de pequeñas dimensiones, con una única nave de planta de cruz latina, inaugurada en septiembre de 1899; o la Botica Nova, proyectada hacia el año 1909, con una fachada reticulada en la que una moldura divide las plantas baja y primera.

Los hórreos de O Porriño

Los hórreos desempeñaron un papel fundamental en los pazos y en las casas nobles de O Porriño debido a la gran concentración de molinos. La introducción del maíz en Galicia a inicios del siglo XVII ocasionó importantes variaciones en nuestra agricultura y fue necesario adaptar el hórreo a la nueva función de almacenar y curar el maíz. Granito y patrimonio etnográfico confluyen también en el mirador de A Risca, una zona del monte Gulpilleira con una gran variedad e árboles y rocas y con unas hermosas vistas. Muy cerca del mirador se encuentra el crucero de A Risca y un hórreo de ocho pies, de estructura rectangular, hacho con granito del país, ejemplo de esta extraordinaria arquitectura doméstica en la capital del pan por excelencia.

Calvario de A Carballeira

No pierdas la oportunidad de conocer el Calvario da Carballeira, original de 1668, declarado BIC y el segundo calvario más antiguo de Galicia. El conjunto, formado por tres piezas, se encuentra a pie de carretera, en el margen izquierdo del camino de A Nosa Señora do Norte. Las dos cruces posteriores, de ornamentación sencilla, conservan inscripciones muy erosionadas. La principal, de mayor tamaño, presenta una rica decoración con la simbología de la pasión y la imagen de Cristo crucificado esculpido en estilo rústico. El capitel es cilíndrico, con tres anillos superpuestos, y su cruz es cuadrangular con los extremos potenciados.

Camino de A Nosa Señora do Norte

A tu paso por Gondomar te encontrarás con paisajes con muchos contrastes, con zonas forestales y agrícolas, valles, áreas fluviales a su paso por los ríos Miñor y Zamáns, aldeas y viejos caminos, entre otras cosas. Te dan la bienvenida los montes de Couso y la capilla de los Remedios. El camino continúa bajando y llega a Gondomar rodeando la muralla del Pazo do Conde para entrar en la parroquia de San Vicente de Mañufe por el lugar de A Pousada. Atraviesa el hermoso e histórico puente de Mañufe y muy cerca se observa el conjunto de crucero y peto de ánimas de O Acordo, a los pies de una carretera que deberás cruzar para continuar el camino. Comienza a subir hacia la parroquia de Vilaza pasando por el hermoso Calvario de A Carballeira o bien cogiendo la alternativa por el Pazo de Pampillón. Ya en Vincios destaca la proximidad del río Zamáns y los viejos caminos históricos, que recorren los lugares de A Torre y el puente del río Gaiteiro.

Pazos de Nigrán

Son muchos los pazos y casas señoriales que te encontrarás concentrados en Nigrán y que te mostrarán esa nobleza que llenó con sus construcciones buena parte de Galicia. Además del Pazo de Brito o Abacial, el Pazo de Pías o de Arias y el Pazo de Lamelas, destacan otros muchos, como: – El Pazo de Cadaval, también conocido como el Pazo de Urzáiz, fue construido entre los siglos XIV y XVIII en la parroquia de San Fiz. Pese a sufrir diversas reformas a lo largo de su historia sigue conservando su identidad original. – El Pazo de Cea, declarado monumento histórico-artístico y Bien de Interés Cultural. Se trata de una casa típica gallega construida en el siglo XVI. – El Pazo da Touza, que comenzó su historia en el siglo XVI y fue reformado en varias ocasiones en el siglo XVIII.

El románico en Nigrán

Visitando Nigrán te encontrarás dos de las joyas románicas del sur de Galicia. En la iglesia de Santiago de Paradas podrás ver la única muestra de arte románica religiosa que se conserva en la localidad y una de las pocas de todo el Val Miñor. De una sola nave, terminada en un ábside semicircular y con un brazo lateral, presenta remodelaciones posteriores, tanto en la fachada como en el interior. También podrás pasear por el puente de A Ramallosa, una construcción románica sobre el río Miñor que une las parroquias de San Pedro da Ramallosa (Nigrán) y Santa Cristina (Baiona). Construida durante el siglo XIII, es muy probable que sustituyese a otro puente de origen romano, ya que se encuentra en el trazado de la vía romana XX (per locca maritima) del Itinerario de Antonino.

Crucero de la Santísima Trinidad

En la parte alta de Baiona podrás encontrar el barrio de la Santísima Trinidad. Es en este lugar donde en el siglo XV se instaló un hermoso crucero gótico con las figuras de Cristo y la Virgen y unas figuras policromadas a los pies de la Dolorosa, la Magdalena y el Apóstol Santiago. Tiempo después fue cubierto con un baldaquino renacentista. Te sorprenderá su pequeño altar compuesto por una losa de granito junto al crucero, que servía para realizar las misas a los navegantes que fondeaban y que se resguardaban en la bahía de Baiona. Por este lugar circulaba la calzada que se conoció como Carretera Real y que recorría desde A Ramallosa hasta  A Guarda.

Estación de arte rupestre Outeiro dos Lameiros

En Baiona podrás viajar al pasado visitando la estación de arte rupestre situada a 180 metros de altitud, en uno de los bancales naturales de la sierra de A Groba. Presenta más de 20 rocas con grabados de una antigüedad próxima a los 4.000 añoñs. Sobre todo el conjunto destaca una pared vertical de 15 metros de largo y cinco metros de altura. Este lienzo excepcional reúne hasta 78 figuras, la de mayor representación de cuadrúpedos de nuestro arte rupestre. También en Outeiro dos Lameiros y alrededores se acumula la mayor concentración de reticulados de Galicia.

Barrio de O Arrabal

En este barrio nacido junto al monasterio de Oia te encontrarás espectaculares ejemplos de arquitectura tradicional, como un crucero del siglo XVIII, los edificios de antiguas cárceles, el lugar de A Picota y la capilla de San Sebastián, entre otros puntos de interés. Además, en la ensenada en frente a la playa del monasterio destacan los restos de A Camboa, una especia de pesquera utilizada en el pasado para la captura de pescado.

Peto y puente de Loureza

El río Tamuxe, también llamado Carballas, divide la sierra de O Argallo y los montes de Oia. Este valle era paso obligado para las personas llegadas del este que iban hacia el monasterio de Santa María de Oia. Es por eso que varios caminos cruzaban estas sierras en dirección a Baiona y a la costa de Oia, donde se sitúa el monasterio. Para vadear el río existían varios puentes de los que hoy ya non queda nada. A pesar de esto, aún se mantienen en pie muchas pasarelas o puentes estrechos y otros elementos religiosos que siguen los pasos de esos antiguos y hermosos caminos primitivos.

Castillo de Santa Cruz

Si vas a A Guarda tienes que visitar su fortaleza, conocida popularmente como castillo, construida alrededor de 1664 como parte de los sistemas defensivos que se levantaron en el tramo final del río Miño durante la Guerra de Independencia Portuguesa en el siglo XVII. La encontrarás en el centro urbano de la villa y cuenta con dos puertas de acceso peatonal. Como está más elevada que su entorno, permite contemplar el centro urbano, el puerto y la costa atlántica. En 1665 los portugueses tomaron la fortaleza y la ciudad y construyeron la atalaya del puerto. Hoy en día se puede visitar una réplica que alberga el Museo do Mar.

Ruta de las Cetáreas

En este rincón de nuestro geodestino descubrirás las cetáreas, viveros de piedra construidos en el siglo XIX en la zona intermareal con las que se mantenía vivo el marisco antes de su comercialización, algo que facilitó el renombre gastronómico de A Guarda.
Con la Ruta de las Cetáreas podrás recorrer la costa a lo largo de 4,6 kilómetros, empezando al sur del puerto con la primera de ellas y continuando hacia el norte. Después de la playa de Area Grande, el sendero recorre la costa más agreste y se pueden contemplar los muros de piedra en seco de los terrenos agrícolas hasta llegar a la cetárea más monumental, conocida como Cetárea Redonda.

Área recreativa Ponte do Tamuxe

Disfruta de este parque, con abundante arboleda y que ocupa el espacio de lo que en su día fue el aserradero Nandín, Vicente y Compañía, fundado en 1914 y disuelto en 1932. En el entorno aún podrás ver restos de los muros de la factoría y una alta chimenea circular hecha en ladrillo de barro cocido que perteneció a las calderas que movían las sierras encargadas del corte de la madera. A pocos metros de este lugar te encontrarás el histórico puente del Tamuxe, uno de los símbolos de O Rosal. De posible origen romano, se tiene constancia documental de esta infraestructura desde el siglo XV. La construcción actual es de 1845.

Cruceros y petos de ánimas de O Rosal

En O Rosal también podrás encontrar más de 50 cruceros o almiñas o petos de ánimas fruto del trabajo de generaciones de canteros que aportaron su esfuerzo y saber en la construcción de estas estructuras, pensadas para proteger los caminos, pedir indulgencias y recordar algún hecho relevante. Dentro de las construcciones populares, son esos petos de ánimas los que nos rebelan la importancia del purgatorio. La finalidad de estos elementos populares es que los vivos puedan ofrecer limosnas para la salvación de las almas en pena que no encuentran descanso en el purgatorio y así alcanzar la felicidad en el cielo. No te puedes perder la ruta que comienza en O Calvario y te llevará por el crucero de Santo Antón, el crucero del cementerio, el crucero de A Cancela de Furnos, el crucero Gordo, el crucero de Arríbez, las Almiñas do Calán, la Cruz de Martín, el crucero de O Souto, la Cruz do Picón…

Arquitectura indiana

En Tomiño descubrirás grandes ejemplos de la arquitectura indiana, construcciones realizadas mayoritariamente entre el último tercio del siglo XIX y el primero del XX que abarcan diferentes tipologías y funciones y comprenden edificios públicos y privados, como escuelas, salones, casas consistoriales, lavaderos, viviendas particulares o palcos de música, entre otros. Todos ellos fueron financiados por emigrantes que regresaban de América, la mayoría con ahorros, unos pocos con fortunas.
Una de sus grandes obras fue la construcción de numerosas escuelas, como la Unión del Porvenir, rehabilitada en el año 2013. Fue promovida en 1918 por una sociedad de emigrantes de Tomiño en Nueva York con el objetivo de impulsar la formación de los escolares con propuestas progresistas y liberales y realizar actividades lúdicas y recreativas para las familias de los asociados.

El románico de Tomiño

Imprescindible también conocer las muestras del románico en Tomiño. Arranca tu recorrido en la iglesia parroquial de Santa María, procedente del monasterio de Benedictinas, que antiguamente estaba situado aquí y alrededor del que gira la mayor parte de la historia de este municipio.
Dejando atrás Vilachán, con su capilla privada de Sanomedio, la antigua casa de los Pérez Bouzada y la anterior sede del ayuntamiento, llegarás a Barrantes. Aquí la iglesia de San Vicente constituye otra joya románica, también recuerdo de un antiguo monasterio benedictino.
Te encontrarás además en esta parroquia dos importantes casas blasonadas con acusadas modificaciones: la Cerca y la de la Inquisición o de los Franco. También hubo aquí varias capillas, entre las que cabe destacar la de San Mauro (1650), en la que se celebra una popular romería el día 15 de enero.
Llegando al final del valle del Tebra te encontrarás Santa María de Tebra, iglesia románica del siglo XII que, al igual que la anterior, perteneció ya en época moderna a la Encomienda de Beade de la Orden de Malta.

Ruta Judía

La comuna judía medieval tudense tuvo una gran importancia en la ciudad y dejó una amplia herencia cultural que hace de Tui el principal núcleo judío y judeoconverso de Galicia. El ejemplo más importante que te encontrarás se muestra en la catedral, en cuyo claustro gótico se conserva un candelabro de siete brazos, testigo de la cooperación de la comunidad judía de la ciudad con el poder político y económico, el cabildo y el obispo, para construir en el siglo XIII una de las joyas arquitectónicas de Tui como es su claustro. Los judíos contaron con todos los elementos propios de su comunidad religiosa: sinagoga, junto a la muralla medieval y los antiguos palacios episcopales, y cementerio, junto al arrabal histórico de la ciudad conocido como Ruimuíños. También podrás encontrar la casa de Salomón o la de Moisés o Aarón, situadas en las Rúa das Monxas, que datan del siglo XV, además de la Torre do Xudeu (Casa Negra). Sumérgete en esta ruta visitando la colección de “sambenitos” de la catedral de Tui conservados en el Museo Diocesano,  un bien patrimonial único en el mundo. Así como la figura del médico y filósofo Francisco Sánchez (Tui, 1550 – Toulouse, 1623), autor de la principal obra filosófica del humanisno: Quod nihil scitur.

Camino de Santiago

La historia de Tui también está muy ligada al Camino de Santiago. La avenida de Portugal, el barrio de A Barca o el Arrabal de Freanxo constituyen los primeros puntos que atravesarás si vienes como peregrino tras pasar el viejo puente. Te adentrarás a continuación en el conjunto histórico por O Piñeiro, la call Sanz, hasta llegar a la plaza de San Fernando, donde la catedral de Santa María te sorprenderá con su crisol de estilos del románico al gótico. La plaza del Concello y el callejón de las Monjas, al pie del convento de las Clarisas, trazan el camino que te llevará hacia el túnel de las Monjas para seguir serpenteando por las estrechas calles tudenses hasta llegar a la calle Coengo Valiño, en el barrio de Santo Domingo. La iglesia conventual del mismo nombre se levanta al pie del Camiño, del mismo modo que más adelante lo hace la de San Bartomoleu. A su lado, el peregrinaje te llevará hasta un trayecto dominado por la naturaleza que desemboca cerca del puente románico de Veiga do Louro. El camino transcurre entre árboles y cruza después hasta la iglesia de la Virxe do Camiño, en la parroquia de Rebordáns, y Ribadelouro para llegar hasta el puente de As Febres.
X